Internacionales

Se complicar el panorama en Andalucía

Inmune durante años al ascenso de los partidos de extrema derecha vivido en sus vecinos europeos, España se ve sacudida desde diciembre por la irrupción de Vox que puede complicar el panorama

El emergente partido de extrema derecha Vox, clave para la formación de un gobierno conservador en la región más poblada de España, no se presenta dócil, condicionando su apoyo a retirar la financiación a la lucha contra la violencia de género.

El resultado en las elecciones de diciembre en Andalucía, que vieron irrumpir por primera vez desde el retorno a la democracia a la extrema derecha en un Parlamento regional, allanaban el camino a un gobierno conservador que, sin embargo, deberá satisfacer las exigencias de Vox, remarcó AFP.

La primera es retirar del acuerdo pactado entre las otras dos formaciones, Partido Popular (PP, derecha conservadora) y Ciudadanos (centroderecha), un punto donde prometen implementar “con dotación presupuestaria suficiente” medidas contra la violencia de género.

Para su líder nacional, Santiago Abascal, son “leyes de ideología de género, que no protegen a la mujer, y persiguen al hombre sólo por serlo”.

La condición causó polémica en un país muy conscienciado contra este fenómeno y con un potente movimiento feminista, que celebró el pasado 8 de marzo una exitosa huelga general de mujeres para reclamar una igualdad real.

“Existe una violencia y desprecio específicos contra las mujeres y niñas, se llama machismo y patriarcado en todo el mundo. Nadie puede enmascarar esa realidad”, tuiteó este viernes la vicepresidenta del gobierno socialista de Pedro Sánchez, Carmen Calvo.

“Esto no tiene debate, ni un paso atrás”, insistió la número dos del ejecutivo, que causó furor en junio al quedar conformado un gabinete con una mayoría de mujeres ministras (11 de 17).

Incomodidad en la derecha tradicional

La exigencia de Vox puso en aprietos a sus potenciales socios, que buscan terminar con 36 años de poder socialista en esta región del sur de España.

Con 47 escaños en una cámara de 109, el acuerdo de gobierno entre ambas formaciones requiere del apoyo de los doce diputados de Vox.

“Con la violencia de género no hay que politizar, en eso tenemos que ir todos juntos”, afirmó el jueves Pablo Casado, líder del Partido Popular.

Aun así, la formación conservadora cedió parcialmente a sus demandas y propuso este viernes ampliar las ayudas a los hombres víctimas de la violencia doméstica.

“Nos parece un buen principio”, tuiteó este viernes Abascal que, de todos modos, reclama reunirse con las otras dos formaciones para negociar el resto de su agenda política.

La cuestión es espinosa para el segundo socio en liza, Ciudadanos, de corte más liberal que teme perder el prestigio ganado en Europa en los últimos años si se acerca a la extrema derecha.

“Desde Ciudadanos no vamos a negociar ninguna otra medida con ningún otro partido”, dijo a la radio pública española su secretario general, José Manuel Villegas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Most Popular

Para aquellas personas que desean estar siempre informados

Copyright © 2019 Notitardes

To Top