Empresa de reciente creación obtiene la mitad de la producción hasta por 40 años en un contrato en Venezuela

Empresa de reciente creación obtiene la mitad de la producción hasta por 40 años en un contrato en Venezuela

Dado que los perforadores reconocidos no están dispuestos a intervenir, Venezuela está recurriendo a una compañía estadounidense recientemente creada para que la ayude a apuntalar la producción de sus reservas de crudo, la más grande del mundo.

Schlumberger Ltd. y Halliburton Co., los proveedores de servicios de petróleo más grandes del mundo, han anunciado más de $ 2 mil millones en cancelaciones combinadas de facturas impagas en Venezuela desde el segundo trimestre de 2017. Eso ha dejado al país sudamericano sin más remedio que llegar. a las empresas secundarias de servicios mientras que sus exportaciones de petróleo cayendo a un mínimo de 28 años.

El resultado: un acuerdo con la estadounidense Erepla Services LLC, creada en 2018, para aumentar la producción en los campos Tía Juana y Rosa Mediano y Ayacucho 5 a cambio de la mitad del petróleo producido, según documentos vistos por Bloomberg. Según el contrato, Erepla suministrará plataformas y equipos en los campos en tierra, con una opción de prórroga por otros 15 años.

“El acuerdo otorga a Erepla, con sede en EE. UU., una mayor participación en la gestión y una estructura innovadora de pagos diseñada para evitar las deficiencias que han plagado los proyectos anteriores”, dijo Harry Sargeant III, director de Erepla, en un comunicado.

Desglose de la venta

Todo el petróleo producido será comprado inicialmente por Erepla Trading a Petróleos de Venezuela SA, la compañía estatal de energía. PDVSA obtendrá el 50,1 por ciento de cualquier reventa posterior, mientras que Erepla obtendrá el 49.9 por ciento. El acuerdo otorga a PDVSA supervisión, pero no control operacional.

“Creemos que el nuevo modelo creado en este acuerdo es para el interés nacional de los Estados Unidos y para el interés del pueblo venezolano”, dijo Sargeant en su declaración. El trabajo de la compañía “se llevará a cabo de acuerdo con las sanciones económicas impuestas por el Departamento del Tesoro de los EE. UU., así como otras leyes aplicables de los EE. UU. Y Venezuela”, dijo.

La ausencia de la participación estadounidense en el sector petrolero de Venezuela solo “creará una oportunidad para que los intereses rusos y chinos accedan a la reserva petrolera venezolana, un resultado que sería perjudicial para los intereses estadounidenses”, se indicó en el comunicado.

PDVSA declinó comentar sobre el contrato.

No es la primera vez que Venezuela, una vez el mayor exportador de petróleo de América Latina, se ve obligada a recurrir a empresas menores dentro de la industria en busca de ayuda. En 2017, se contrató a Horizontal Well Drillers LLC, una compañía relativamente desconocida incluso en su ciudad natal de Purcell, Oklahoma, para explorar tres áreas en la Faja del Orinoco.

PDVSA y Venezuela, donde se encuentran las reservas de crudo más grandes del mundo, finalizaron en 2018 con un gemido debido a que las ventas en el extranjero cayeron al nivel más bajo en casi tres décadas. El contrato entre PDVSA y Erepla se firmó en noviembre, pero todavía no se traducirá en barriles adicionales.

Venezuela se ha convertido en blanco de sanciones financieras impuestas por EE. UU. En noviembre, Erepla solicitó una licencia para trabajar en Venezuela con la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (Ofac), que implementa sanciones.

Con un cierre temporal del gobierno y la amenaza de que los EE. UU. puedan apretar aún más los tornillos, no está claro cuánto puede demorar la respuesta de la Ofac. El departamento no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios por correo electrónico después del horario laboral normal.

Share this post

Post Comment